El montaje perverso-2

Lo dijeron el otro día en la tele y en otros medios: una concursante de Gran Hermano llamada Argi, ha sido expulsada por comentar a sus compañeros mientras hablaban de las manifestaciones a las que acudían, que ella sólo había ido a una de apoyo a la vuelta de ETA. La cadena tuvo miedo de que le retiraran publicidad los anunciantes como le habían hecho al programa La Noria por traer (¡¡¡y pagar!!!) a la madre de uno de los presuntos asesinos de Marta del Castillo, y por eso decidieron expulsar a Argi del programa.
Hasta aquí, sólo hay una chica que habrá aprendido que hay que ponerse filtros para hablar, pero es joven y tiene tiempo para pensarse algunas cosas. Lo que llamamos montaje perverso viene ahora, ya que después de la expulsión, una campaña de los amigos de la concursante, ha reunido 13.000 firmas para que sea readmitida en el concurso. Su argumento es sólo que se ha cometido una gran injusticia con ella que sólo tiene veinte años y que era una broma, pero quizá otros hayan hablado del respeto a la libertad de expresión. El “montaje perverso” consiste en la cadena de actuaciones y argumentos necesarios para justificar algo no justificable con razones que se intenta sean verdad en sí mismas, en nombre de la libertad de expresión, de la ética o de la justicia.
Una de las cosas que alegan los partidarios de la vuelta de la joven al concurso, comentan también en la prensa que otros concursantes, los llamados “gemelos” gastaron una broma que consistió en decirle a alguien: “Estás más perdido que Marta del Castillo”, y no los echaron del programa.
Pues es que no es lo mismo. Veamos el porqué. Lo que los “gemelos” han demostrado es simplemente tener un gusto repugnante y la misma sensibilidad que un pedrusco (ya que les gustan las comparaciones) y los espectadores harían muy bien en nominarlos para que se fueran y dejaran de ganar dinero con el programa.
Lo que hizo Argi fue distinto porque apoyó a un grupo terrorista, es decir, a gente que comete asesinatos… por cierto, también por dinero al que Quevedo llamó “poderoso caballero”. El asesinato, así como el incesto, son las dos pulsiones básicas del ser humano. Y lo son porque el incesto lo que busca —más allá de si hay parentesco o no, que eso es un símbolo— es fusionarse con otro ser humano y dominarlo, hacerlo suyo, tratarlo como si fuera un objeto. Y el asesinato es la pulsión que busca eliminar a los rivales que pretendan lo mismo con la misma persona, o bien quienes quieran impedir desde la educación, desde la ley o desde donde sea, que esa fusión pueda producirse. Y es que aunque la fusión con otro ser humano sea imposible, somos tan cerriles los humanos que nos hace falta que nos lo prohíban.
Freud lo dijo muy claro y es que frente a esas dos pulsiones básicas y “naturales” en el ser humano, sólo se puede oponer una cosa: la educación, entendida ésta como el modo de que los niños entiendan que sus pretensiones no son posibles, que no pueden pasarse por el forro algunas restricciones si quieren formar parte de un colectivo: familia, Escuela, grupos variados.
Una broma, dicen que quiso hacer Argi. Quizá sea cierto, pero los responsables de la cadena televisiva, como cualquiera que esté al frente de una institución, tiene la obligación de ser firme ante cualquier asomo, por débil que sea, de alguna de esas dos pulsiones. Del mismo modo que una Universidad madrileña lo fue cuando a la esposa de un torero, condenada por intento de fraude a la Seguridad Social, se le impidió matricularse. El claustro, o la dirección no quería en sus aulas a alguien que se pasaba por el forro la ley.
Del cómo hoy en día se suele hacer todo lo contrario, del exceso de comprensión y del “todovalismo” que colabora en los montajes perversos, hablaremos en otro momento.

6 pensamientos en “El montaje perverso-2

  1. A propósito de las perversiones, quizás en este momento las mas graves no sean las de consulta (la renegación de la castración) sino las sociales. Hacer ver que se acepta una norma, pero disociadamente transgredirla continuamente, en beneficio del narcisismo intacto del ciudadano perverso que no puede tener en cuenta sus pulsiones de muerte hacia sus otros semejantes

  2. María Cruz, mil gracias, como siempre por tus atinados artículos…En este momento histórico, “del todo vale” el ser humano está perdiendo los límites, parece existir una tendencia en lo social a perder todos los límites, justo cuando más necesarios son para poder ir reestructurando tos cambios de la actual realidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s