Emociones aprendidas

“Los espacios mediáticos, que son los que construyen el imaginario de las sociedades democráticas actuales, declinan las diversas maneras de hacer con los sentimientos según una ubicuidad que liga un sentimiento: odio, desamparo, amor, envidia, celos, valor, miedo, cobardía, grandeza de alma, generosidad… con una imagen simplificada de lo que lo causa, y una representación igualmente unívoca de cómo resolverlo mediante acciones. Se supone entonces que la acción contiene sin deformación las intenciones y los sentimientos de los personajes. Las series televisivas como The Bold and the Beautiful son su exacta ilustración. La infatuación del planeta entero por el desamparo ante la muerte de Michael Jackson, o el júbilo por la boda del Príncipe Carlos, destacan dichas representaciones: gloria y dinero son sinónimos de felicidad. Soledad y oscuridad, pobreza, aseguran la infelicidad. De todos modos, nada nuevo bajo el sol, ya que ¿no era acaso “pan y circo para el pueblo” la máxima que el poeta Juvenal atribuía a los emperadores romanos? La publicidad y las cadenas informativas son los principales difusores en bucle de esta idea básica de la vida y de los hombres con sus objetos, idea en la cual nuestros hijos están inmersos antes incluso de su primer biberón.

(…) La juventud actual se encuentra confrontada con dos dificultades. La primera consiste en recibir de la pequeña pantalla sentimientos o ideas a una edad precoz, antes incluso de haber podido experimentarlos por ellos mismos. La segunda consiste en recibir en el mismo momento, códigos de pensamiento unívoco, que a la vez difuminan los matices y la libertad de deliberar en cuanto a las lecturas y reacciones posibles a las expresiones dadas así al afecto y a lo pulsional. Lo que antes se aprendía de los demás por las relaciones que la vida creaba y las conversaciones que se iban entablando, hoy se descubre a menudo de modo solitario y precoz”.

Martine Fourré, La folie de vivre. Quelle présence offrir au mal de vivre?, EFEditions, Paris 2012, p 107.

Traducción casera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s