¡Te quito del Facebook, te borro del Whatsapp!

Hay que ver los disgustos que se lleva la gente con las redes sociales. Y es que parecen haber sido creadas para dinamitar el paseo por la senda de flores y de buen entendimiento que todo el mundo imagina que va a encontrar en las relaciones de pareja.

            Bueno, en realidad todo empezó con la existencia de los móviles. Una conocida nos contaba que desde que su marido se la pegó con otra con la que comenzaba a hablar por el móvil en cuanto salía de su casa, cada vez que veía a un hombre hablando por él a la salida del trabajo, le salía un sarpullido.

            “¿Y a ti por qué te ha etiquetado ésa?”, le dijo Maripi a su novio cuando lo vio en el Facebook de otra, con su nombre debajo de una foto de las de copa de cubata en la mano, cigarrillo aburrido en la comisura de los labios y ojillos a media asta… con una mano femenina agarrándolo del cuello. Fiestuqui a la que ella no había sido invitada, por cierto, y a la que no sabía que él había ido.

            Daniela le tiene prohibido a su novio que le envíe Whatsapp al móvil a las horas en que ella está estudiando. Como no le hace caso, ella decide no contestar si la Whatsappea. Lo malo es que también le envían mensajes los del grupo de amigos del verano y, como éstos no lo hacen para charlar, sino para cosas puntuales como quedar en qué día se hará una fiesta, apenas la desconcentran del estudio y entonces ella va y les responde. ¡Dios santo!, resulta que como Whatsapp es un chivato, el novio vio que ella se había conectado a la hora en que a él no le permitía enviarle mensajes y se enfadó. Desde entonces, Daniela lo tiene claro. Cuando quiere contestar un Whatsapp sin que el novio sepa que se ha conectado, empieza por salirse de Whatsapp, sigue por desconectar los datos (internet), envía el mensaje, aunque éste se quede a la espera de que vuelva a conectarse, se vuelve a meter en los datos, el mensaje se envía automáticamente pero no queda registrado. Y ya puede volver tranquilamente a Whatsapp. Es un poco laborioso, nos dice, pero todo sea porque su novio que es algo celosillo no lo tome a mal, porque lo cierto es que ponerse a contarle la realidad a su amor, y explicarle que ella no es propiedad de nadie y que por eso decide qué mensajes son o no son respondibles mientras estudia, y que él haría mejor confiando en ella que es una persona fiable, mientras que se lo cuenta y le convence le llevaría mucho más tiempo que hacer toda esa maniobra… y mañana tiene un examen de mates.

            David tuvo la mala idea de poner bajo la foto de su Facebook que sentimentalmente estaba libre. La que le montó su Celia fue tremenda, dado que llevaban ya cuatro meses saliendo. Otros ponen muchas fotos de fiestas con chicas abrazándolos, gran juerga, luces de discoteca… pero ninguna chica en concreto. Y es que algunos chavales, incluso hombres adultos, consideran una especie de desdoro reconocer que han elegido a una chica, a una sola entre todas las posibles. Es un síntoma neurótico propio de los varones que, a partir de reconocerse en pareja, dejan de ser el machirulo universal que no está marcado por el deseo ni por lo tanto por la falta, insignia ‘machimonger’ con la que algunos gustaban de mostrarse, para ahora tener que asumir ese momento de bajar la cabeza y aceptar que uno es igualito a los demás.

            Mónica anda con la mosca tras la oreja. Resulta que en el Facebook de su novio Iván, aparecen últimamente multitud de “Me gusta”, cada vez que Iván sube una foto o escribe algún texto (malillos, la verdad). Y todos esos “Me gusta” vienen de una sola persona, una chica con la que supuestamente tanto ella como su novio tienen poca relación. Mónica no piensa parar hasta hacerse con el Facebook del novio de esa chica e inundarlo de “Me gusta”.

            En fin, muchas son las cuitas que estas redes provocan en los jóvenes y en los no tan jóvenes. La siguiente anécdota que contamos para terminar, estamos convencidos de que no es real, sino un chiste aunque podría ser cierto, pero es tan bueno que aquí va: mientras la novia va al baño, el novio le espía el móvil (moneda corriente en la España de hoy). Cuando ella vuelve le dice: “Oye, ¿quién es Movistar * y por qué sabe tu saldo?”.

 * Movistar es el nombre de la Compañía Telefónica Nacional de España.

Anuncios

4 pensamientos en “¡Te quito del Facebook, te borro del Whatsapp!

  1. me he reconocio tanto en este texto…me he reído de mi misma y de nosotros todos..El patio de mi casa en particular cuando llueve y se moja como los demás. Solo una vez en mi vida he mirado el móvil al hombre con el que empezaba a tener una relación un tanto ambigua, y fue hace poco…No me siento orgullosa, pero gracias a ello pude descubrir que ciertamente me engañaba, me mentía y me utilizaba. Y la sensación que se me queda es que si tuviera que volver a hacerlo, lo haría. No todo el mundo es alguién de quién puedas fiarte.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s