Trauma y otras razones

Muchas son las personas adultas (con los niños suceden otras cosas) que vienen a mi consulta con algo que les produce sufrimiento y que están convencidas de que la causa es haber sufrido un ‘trauma’ en la infancia. Alguno de los casos que trató Freud y que se hicieron famosos en sus tiempos así lo hacían ver, pero también el cine en películas como ‘Recuerda’ o ‘Marnie, la ladrona’, de Hitchcock. Forma parte entonces de la cultura popular el que una vez descubierto ese trauma inconsciente y traído a la memoria de la persona que sufre, desaparecería su sufrimiento. Bueno, pues aunque no muchas, algunas veces sí que sucede así y es cierto que en el tratamiento psicoanalítico vuelven cosas a la memoria y que, como ahora la persona ya no es un niño o una niña sino un adulto, puede procesar eso que sucedió en la infancia con las herramientas psíquicas que ha adquirido al madurar. Digamos que se ha convertido por efecto de los años y del tratamiento psicoanalítico en alguien que por fin puede confrontarse con aquello.

Sin embargo, y aunque para el cine haya sido un recurso de lo más atractivo, no siempre la causa del sufrimiento psíquico está en acontecimientos traumáticos vividos en la infancia y que no se han podido procesar bien. Muchas personas vienen porque al cumplir los cuarenta años, o los cincuenta, o los sesenta, se plantean qué ocurrió con sus ideales y con las expectativas que tenían sobre lo que iba a ser su vida y se han dado cuenta de que no tenían ya por delante para realizarlas tantos años como antes. Eso les ha deprimido y, después de haber intentado un tratamiento con antidepresivos, sin que su vida cambiara casi nada,  han llegado a la consulta del psicoanalista y consiguen encarar las cosas de otra manera.

Otras vienen con síntomas físicos para los que los médicos no han encontrado ninguna razón orgánica y quieren que cese su malestar. Otras, sobre todo mujeres, porque durante tiempo el hombre de su vida les ha prometido darles un lugar ‘oficial’ y no seguirlas manteniendo en secreto… pero ese momento parece no llegar nunca, lo que a ellas les produce angustia y, al cabo de un tiempo, depresión. O porque la relación con alguno de sus hijos va cada vez peor y no saben por qué las cosas no se enderezan.

También vienen jóvenes que no consiguen que llegue nunca ese momento de volar con sus propias alas y con mucho miedo para enfrentarse al mundo del trabajo, al mundo adulto que se presenta ante sus ojos como con reglas muy distintas de las que ellos conocen y que no saben manejar.

Una pareja que se acaba, otra que no termina de arrancar, las causas por las que una persona viene son infinitas. Eso sí, si buscamos la razón por la que sus sufrimientos, vengan o no de la infancia, no han podido ser gestionados de manera saludable, vamos a encontrarnos con situaciones que tienen que ver con la infancia aunque no sean forzosamente traumáticas.

Y ahí el psicoanálisis es como si todo el mundo pudiera tener otra oportunidad, más allá de si se tienen veinte, cincuenta o noventa años. Otra oportunidad para no amargarse la vida, para poder vivir según el propio deseo que, finalmente y aunque no sea fácil, es de lo que se trata.

3 pensamientos en “Trauma y otras razones

  1. Buenas María, primero me gustaría felicitarte por el blog, creo que es original y muy bien estructurado. A pesar de que en la carrera cuando he preguntado sobre el psicoanálisis, nadie me ha dado una respuesta sólida (sino que más bien le han restado importancia), he continuado leyendo por mi cuenta, pero tratándose de un tema aún tan poco explorado, te pregunto… según tu experiencia, ¿consideras que destapar y recordar episodios del pasado ayudan a una persona a mejorar? ¿crees que esa información puede ayudar a liberar una frustración? ¿o en ocasiones es mejor no destapar el pasado? Un saludo🙂

    • Muchas gracias, Criminóloga-Existencial por tus comentarios. El tema de lo traumático es uno, y el de lo reprimido/olvidado es otro. Lo traumático es un hecho que ha excedido la capacidad de procesarlo mentalmente, por eso se convierte en traumático, no por lo duro que sea. Por eso unas personas que han vivido algo horrible consiguen integrarlo en el proceso de pensamiento, mientras que otros que han vivido lo mismo, porque están estructurados de otro modo, no lo consiguen.
      Otra cosa es lo reprimido-olvidado. Esto daría para varias horas de conversación. Así por decir algo, un niño necesita que se produzca la represión primordial para madurar sin sobresaltos. Ahí la represión ayuda. Sin embargo hay cosas que olvidamos para no tener que confrontarnos a determinadas cosas de las que no queremos saber nada. No es fácil dar respuestas breves, ya que irremediablemente caemos en los universales, lo que nos hace perder la singularidad del psicoanálisis que tiene que ver con el caso por caso. Aunque tus preguntas son de lo más pertinentes. Gracias de nuevo.

  2. El psicoanálisis siempre ha de remitirse a los procesos de la infancia, pues el psicoanálisis consiste en descubrir y redescubrir al inconsciente y sus condicionamientos y es la infancia la etapa crucial de inauguración y configuarción de los procesos inconcisnetes en el individuo. Cuando una persona adulta va a consulta por un malestar cuya génesis se encuentra en la vida adulta misma, quizá convengan otro tipo de psicoterapias, como la psiquiátrica o la psicológica.
    Si se opta por la intervención psicoanalítica en este tipo de casos, el camino ineludible sería el de la exploración de la etapas de la infancia y ello podría ayudar a encontrar que factores y trabas de esa parte de la vida causan que el adulto sea, por ejemplo, más vulnerable a la situación que le causa un malestar y que tuvo lougar en la vida adulta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s