Paroles du divan – Palabras del diván

“Ahora que acepto mi vida, ahora que he dejado de mirar a la de los demás con envidia, siento una alegría interior… No encuentro adjetivo para calificarla”.

Le féminin au risque de la psychanalyse

images

” Maintenant que j’accepte ma vie, que j’ai cessé de regarder celle des autres avec envie, je ressens une joie intérieure. Je ne trouve pas d’adjectif pour la qualifier.”

Ver la entrada original

Anuncios

Morir, es una cagada

Esquela place Republique
(Escrito por mi colega y amigo Serge Sabinus, psicoanalista).

Este es mi título. Y este título es una declaración de fe, ¡una crisis!, un grito fuerte como una carcajada, una reivindicación (pedid lo imposible, ¿os acordáis?). Es también una revuelta, una indignación, una exigencia, como un capricho infantil… en fin, cualquier cosa salvo una oración, ¡qué pasa!

Este título es un homenaje, un homenaje a Elsa. Elsa Cayat que animaba entre los periodistas de Charlie Hebdo una crónica bimensual, creo: “el diván”. Una mujer champaña y juegos de palabra, encaramada a una altura vertiginosa sobre sus tacones increíbles, a la altura de la lengua, ahí donde se pasa del sentido y de las certezas que éste produce. Aún tenía en la mano la pluma para el que ella no sabía que sería su último papel, una crónica que había titulado con cierto desaire: “La Navidad es una cagada”. Era como una narizota roja sobre la jeta del Padre eterno, pero la narizota se ha extendido en una enorme mancha roja…

Elsa Cayat era psicoanalista, mujer y judía. Lo tenía todo para hacer felices a los asesinos de la palabra, esos que de la palabra sólo conocen la versión hipnótica de la oración y de la llamada al crimen. Quiero dejarlo claro. Elsa Cayat, psicoanalista, tenía su lugar preciso en Charlie Hebdo. Ahí donde la risa, la parodia, la burla del sentido, el witz, son los garantes de la palabra libre. El “diván” es ese lugar. Los partidarios del totalitarismo, del Todo Uno —ya sea religioso, político, científico o familiar— hacen morir tanto la risa como la palabra libre. No hay humoristas en tierras de integrismo; ¡ni humoristas ni psicoanalistas! El integrismo de cualquier tendencia mata a quienes vagan libremente. Elsa Cayat fue una de sus víctimas. Vayan estas palabras para que no sea olvidada aquella que abogó, y yo con ella, modestamente, por las gracias demasiado humanas del humor libre.

CharlieHebdo “Frente al terrorismo / De la libertad de expresión a la expresión de la libertad”

psychanalyse_bourgogne

B7SdhM2CYAEMj2G.jpg large
¿Por qué semejante trauma colectivo después de los acontecimientos que ocurrieron en Paris? ¿Cuáles son las repercusiones y las reacciones posibles? Psicoanalista membo de Analyse Freudienne, Paris instalado en Loisy/Francia, Claude Breuillot intenta responder.
¿Por qué semejante reacción colectiva, o incluso mundial, después de los acontecimientos del 7 de enero?
Algunos hechos de nuestra existencia, y de los que nos precedieron, nos marcan para toda la vida: la muerte de un abuelo durante la guerra de 1914-1918, la separación violenta de nuestros padres, el abandono en un orfelinato… A menudo sin que lo sepamos, pero a veces en la urgencia de una respuesta, se nos obliga, en la angustia, o incluso en el miedo, a actuar. Tras lo inconcebible de los acontecimientos ocurridos con Charlie Hebdo, no nos podemos quedar sin oír a la humanidad que nos reúne, sin cuestionarla para nosotros y nuestros familiares. Este deseo íntimo nos reúne…

Ver la entrada original 437 palabras más