Los Centros Médico PsicoPedagógicos en Francia

Me parece importante firmar esta petición que desde la Asociación Análisis Freudiano/Analyse Freudienne hemos lanzado en Change.org: https://www.change.org/p/agn%C3%A8s-buzyn-manifeste-pour-la-pr%C3%A9servation-des-cmpp-et-la-libert%C3%A9-d-exercice-de-ses-acteurs

Es importante porque supone defender la libertad de los y las profesionales de la salud mental y de las y los pacientes que serán escuchados en su singularidad, y no como cerebros enfermos a los que se aplica la misma terapia que a otras personas que tienen los mismos síntomas, como si los síntomas no tuvieran que ver con la subjetividad de cada uno y cada una. En cuanto a los y las profesionales, se trata de defender su capacidad para elegir cómo tratar a quien viene a consultarles en función de lo que escuchan de ellos, y no en función de lo que un manual o una autoridad que no los conoce ni escucha, dice que hay que hacer con ellos y ellas.

Por otro lado, lo que está ocurriendo en Francia ahora, es una tendencia generalizada en todo el mundo occidental que ahora llama hiperactivos o trastornados de oposición a quienes antes llamaba “niños” o “adolescentes”, y cree que tiene depresión quien solamente está triste o está en duelo, un mundo que está hiperdiagnosticado e hipermedicalizado. Defender los CMPP franceses es luchar porque esto no termine por ocurrir en España más de lo que está ya pasando.

Esto de abajo es la traducción del texto del mensaje publicado en Change.org en francés.

MANIFIESTO PARA LA PRESERVACION DE LOS CENTROS MÉDICO-PSICOPEDAGÓGICOS Y LA LIBERTAD DE EJERCICIO DE SUS PROFESIONALES
 
La Alta Autoridad de Salud de Francia (HAS) acaba de publicar una guía sobre los Trastornos Específicos del Lenguaje y de los Aprendizajes (TSLA), que promulga una verdad de Estado: los trastornos “dis” (dislexia, discalculia, disgrafía… etc.), los TSLA, serían consecuencia de trastornos cognitivos específicos del neurodesarrollo.

La Alta Autoridad de Salud de Francia, establece en dicha guía “protocolos de cuidados”, a los que todo profesional o estructura debe conformarse a fin de respetar el pliego de condiciones, corriendo el riesgo de no ser reconocido por las Agencias Regionales de Salud que financian y controlan la aplicación de estas directivas. La organización tecnocrática de esta planificación de los cuidados excluye toda opinión o toda práctica distinta de las prescritas por la HAS, la cual tiende a uniformizar progresivamente y controlar soberanamente la totalidad del campo de los cuidados psíquicos.

Los profesionales de los Centros Médico Psico Pedagógicos, por la historia y las prácticas específicas de estas instituciones —junto con la Educación Nacional, por ejemplo— han adquirido un saber sobre el trabajo con los niños y los padres a los que reciben en ellas. Esta guía de la HAS desprecia este saber, niega su libertad de elección de tratamiento y su responsabilidad. Reduce a los profesionales de los CMPP al papel de técnicos que sólo sirven para ejecutar procedimientos formateados por “expertos” cuya ideología tecnocrática se inspira en la Organización Científica del Trabajo del taylorismo o de las prácticas neo-empresariales. Los niños son reducidos ahí a su trastorno, o a ser cerebros dañados, lo que está lejos de cualquier dimensión subjetiva y significante.

Nosotros nos oponemos a estas guías unívocas y exclusivas que no sostienen ninguna complejidad ni controversia, ninguna pluralidad de las prácticas y diversidad de las referencias. La aplicación de estas guías y de estos recorridos de cuidados, firman la sentencia de la desaparición programada de los CMPP. Pedimos que la libertad y la responsabilidad clínica de los profesionales sean respetadas, que se reconozca la pluralidad de enfoques y abordajes, y que estos profesionales puedan ejercer su oficio sin ser confundidos con ejecutantes de una ideología oficial, autoritaria y absoluta.

Reaccionemos hoy a lo que se presenta como inevitable, puesto que mañana será demasiado tarde.

 

Anuncios